El secuestro de datos es un delito que va en aumento, y la mayoría de este tipo de ataques se realizan a través de acceso remoto, ya que los delincuentes aprovechan vulnerabilidades de usuarios, como contraseñas débiles o servicios mal configurados, reveló la empresa Kaspersky Lab.

El analista de Seguridad para Kaspersky Lab en América Latina, Santiago Pontiroli, comentó que la mayor parte de los virus detectados en la región son de tipo troyano, algunos de los cuales llevan activos desde hace varios meses.

“Desde 2016 a la fecha, la mitad del malware detectado en América Latina pertenece a la categoría de troyanos, siendo Trojan-Ransom el de crecimiento más acelerado”, comentó.

El directivo destacó que “la amenaza con mayor impacto en América Latina entre 2016 y 2017 ha sido el secuestro de datos. El incremento en la cantidad de ataques dirigidos ha sido notorio y no solo en la región, sino también en el resto del mundo, por lo que este ciberdelito se ha convertido en una epidemia global que ha generado pérdidas millonarias y daños a distintas industrias”.

La compañía dedicada a la seguridad informática explicó en un comunicado que Brasil se colocó en primer lugar en Latinoamérica en el secuestro de datos, seguido de México, con 54.91 y 23.4 por ciento del total de ataques, respectivamente; mientras que Colombia reportó 5.0 por ciento del total de ataques para robar datos y exigir alguna recompensa por ellos.

La firma internacional recordó que para evitar ser víctima de secuestro de datos se recomienda realizar copias de seguridad de los archivos, mantener un sistema operativo y una solución antimalware actualizada en los equipos y filtrar los correos que parezcan sospechosos, especialmente si contienen archivos adjuntos.